domingo, 13 de julio de 2014

Un depósito millonario complica a Insfrán en el caso Ciccone


El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, quedó más complicado en el caso Ciccone por el polémico pago de 7,6 millones de pesos que hizo la provincia al fondo The Old Fund. Sólo días después de esa operación, el actual presidente del banco provincial y uno de los principales operadores de Insfrán embolsó $ 2,2 millones. La Justicia investiga este movimiento para determinar si el pago encubrió una supuesta coima.

El protagonista de la operación es Martín José Cortés, un ex vocero del gobierno bonaerense durante la gestión de Felipe Solá, que durante los últimos años se convirtió en accionista, director y presidente del Banco de Formosa. Además de su rol institucional, cumple con diversos pedidos políticos y de comunicación de Insfrán desde sus oficinas en Puerto Madero.

El vínculo entre Cortés y The Old Fund es tan fuerte que sus sociedades comerciales comparten el mismo domicilio con el fondo que preside Alejandro Vandenbroele en el séptimo piso del edificio de la calle Manuela Sáenz 323, en Puerto Madero.

Las conexiones exceden, sin embargo, el domicilio comercial. La Justicia ya verificó que el presunto testaferro de Amado Boudou le entregó a Cortés el 30% ($ 2.265.120) de los $ 7,6 millones que cobró del gobierno formoseño.

Lo hizo el 3 de junio de 2010, cuando Vandenbroele se presentó por ventanilla en el Banco Macro, convirtió a dólares el resto del dinero y se lo llevó, en mano, con destino desconocido. Según el gobierno de Insfrán, The Old Fund embolsó esos $ 7,6 millones por un supuesto asesoramiento a los funcionarios provinciales que negociaron con el gobierno nacional para completar el canje de $ 312,9 millones de deuda, operación que se completó cuando Boudou era el ministro de Economía, según reveló LA NACION en agosto de 2012.

Tras radicarse una denuncia penal, la justicia federal investiga desde entonces si los "honorarios" que cobró The Old Fund sirvieron de pantalla para que Boudou e Insfrán embolsaran coimas por aquel canje de la deuda provincial, mientras que el juez federal Ariel Lijo considera además que esos "honorarios" sirvieron para sacar a la ex Ciccone Calcográfica de la quiebra.

Tanto Vandenbroele como Cortés declararon ya ante Lijo, pero dieron diferentes explicaciones para tratar de justificar el cobro de ese dinero, por el que The Old Fund emitió su primera factura comercial -la A0003, redactada a mano-, ya que las dos primeras fueron anuladas.

El monotributista afirmó en diciembre de 2012 que para asesorar al gobierno de Insfrán había contratado expertos. Cortés, en tanto, sostuvo que le vendió a The Old Fund unos estudios de opinión pública sobre temas de inflación en el país.

Según surge de los registros bancarios, Vandenbroele transfirió esos $ 2,2 millones a la firma Estrategias de Imagen y Comunicación SRL, a la que Cortés ingresó como presidente en abril de 2001 en reemplazo del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Al declarar ante Lijo, Cortés dio su versión sobre cómo llegó hasta el Banco de Formosa y sobre sus vínculos con Vandenbroele y con el socio de Boudou, José María Núñez Carmona, a los que dijo ver "algunas" veces en Puerto Madero. Pero su relato mostró varios ejes cuestionables, según verificó LA NACION.

Según consignó Lijo al procesar a Boudou, Núñez Carmona y Vandenbroele, entre otros, Cortés "habló acerca de su designación como director del Banco de Formosa, cargo propuesto por Claudio Belocopitt", en alusión al titular de Swiss Medical Group, que también posee acciones de esa entidad bancaria.

Sin embargo, Cortés tomó el control de casi el 5% de las acciones del Banco, en el que primero asumió como miembro titular del directorio de la entidad en representación de los accionistas clase "A", desde mayo de 2011, a pedido y tras la intervención del propio Insfrán, según detallaron a LA NACION dos fuentes al tanto de la operatoria. Este diario procuró contactar a Cortés, pero no pudo 
ubicarlo en los teléfonos de su oficina, particular ni en su celular. Cortés aportó detalles sobre su vínculo con Vandenbroele y con Núñez Carmona. Declaró ante la Justicia que conoció al primero cuando éste asesoraba al socio de Boudou en la compra del Canal 10 de Mar del Plata.

El operador de Insfrán relató también que un amigo de la juventud de Núñez Carmona y de los Boudou en Mar del Plata, Gabriel Bianco, se sumó a esas reuniones en el canal, lo que Bianco confirmó ante la Justicia. "Fue para tratar de entender el negocio", relató, y ubicó esos encuentros hace "cinco o seis años", es decir, cuando The Old Fund y Cortés embolsaron millones de Formosa."Cortés coordinó los encuentros para acercar a las partes en las negociaciones por el canal", afirmó Bianco ante la consulta de LA NACION. "Cortés llegó por el lado de Núñez Carmona, con el que compartía el domicilio de unas oficinas", añadió.

Los primeros indicios sobre el interés de Núñez Carmona por el Canal 10 surgen de un anotador con tapa del Atlético de Madrid que Vandenbroele dejó en la casa de Mendoza de su ex mujer, Laura Muñoz. Allí escribió que la operación podía rondar los US$ 11 millones, que sería por el 100% del canal "y sus repetidoras", que controla el empresario Jorge Pérez. La mitad se pagaría al contado; US$ 1,5 millones se dividirían entre "JM" y "GB", por las iniciales de José María Núñez Carmona y Gabriel Bianco, y los US$ 4 millones restantes se abonarían en "5 años".

Además de ese anotador, Laura Muñoz guardó el audio de una discusión que tuvo con Vandenbroele. Allí constan más alusiones al Canal 10 y a los viajes de Mendoza a Buenos Aires que debió hacer Vandenbroele por la operación con "Formosa".

Cuando al fin cobró los $ 7,6 millones, giró el 30% a Cortés y se llevó dólares, cash, por el resto, Vandenbroele recurrió a una cuenta bancaria de The Old Fund. Pero con otro problema. Según consta en la Inspección General de Justicia (IGJ), el objeto social de la sociedad no le permitía participar en reestructuraciones financieras.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.